Header logo

Cómo la respiración puede relajar tu estado de ánimo.

Hay muchas maneras de mantener la calma y llenarte de energía para continuar con tu día a día en casa. La situación actual en casi todo el mundo es motivo para entrar en desesperación y, sin duda, podría causar episodios de estrés. 

Nuestro cuerpo puede resistir horas o días sin comer; sin embargo, no podrá resistir más de unos cuantos minutos sin respirar. Es por esto que debemos sacar el mejor provecho de este acto involuntario y mejorar nuestro estado de ánimo a través de pequeñas sesiones durante el día. No es mucho lo que debas hacer: inhalar y exhalar. Dependiendo de la forma en que lo hagas obtendrás los resultados en tu estado físico y mental. 

Lo mejor es respirar por la nariz siempre que se pueda. También es importante que evites mover tus hombros cuando respiras. Hay muchos que usan el pecho y los hombros al hacerlo en lugar de las costillas y el diafragma. Así evitarás acumulación de gases y tensión en el pecho. 

Tómate un momento en el día para respirar profundamente. Ponte en una posición cómoda, cierra tus ojos y concéntrate en inspirar y espirar de dos a cinco minutos. Si te acostumbras a hacerlo todos los días verás cambios reales en tu cotidianidad. Fomentar un poco de tiempo para consentir tu cuerpo de una manera tan sencilla ayudará a tomar conciencia en la forma de llevar a cabo diferentes situaciones de ansiedad y estrés. Podemos mejorar muchos aspectos y entender mejor nuestro cuerpo.